La transformación de ahorrador a inversor

Med1

12 mar. 2021

Ahorrar no es el mismo que invertir. Cuando se ahorra se hace con el fin de tener un remanente para imprevistos o necesidades a corto plazo. Se acumulan intereses que, por adelantado se conocen, y el dinero se puede recuperar fácilmente en caso de necesidad. Por el contrario, el inversor busca obtener un crecimiento a medio y largo plazo a través de diferentes productos financieros como la renta variable, la renta fija y los fondos de inversión; cada uno tiene un riesgo diferente. La rentabilidad se consigue a través de los intereses, la revalorización del capital y los dividendos.

A pesar de que ahorrar es importante, agregar inversiones a nuestra estrategia financiera nos puede ayudar a conseguir una meta futura como la compra de una casa, pagar la educación de los hijos o dedicar tiempos para viajar. Invertir puede ayudarnos a conseguir nuestros hitos además largo plazo. Pero, ¿qué pasos tenemos que tener en cuenta?

 

Formación

Existen alternativas adecuadas para cada perfil de cliente: desde los más conservadores hasta los más arriesgados. Pero, antes de tomar cualquier decisión, conviene tener en cuenta algunas cosas. El primer paso que tiene que darse es el de entender cuál es la situación actual del mercado y las perspectivas de futuro. Para lo cual, es necesario familiarizarse con los productos o las opciones que se tienen al alcance. No se puede cambiar la filosofía de un ahorrador sin previamente hacer una buena labor de formación porque sepa evaluar y comprender la relación entre rentabilidad y riesgo, que es muy importante.

 

Productos

Los productos a los cuales puede acceder el ahorrador (planes de pensiones, fondos de inversión, etc.) que pasa a ser inversor son diversos: renta variable, renta fija, fondo, divisas, etc., de cualquier mercado internacional. Para minimizar el riesgo, una opción sería diversificar (no depositar todo el dinero en un mismo producto), ajustar la inversión al perfil de riesgo, mantener la inversión en el plazo recomendado, ser constando, realizar aportaciones periódicas y empezar cuanto antes mejor.

 

Perfil y edad del inversor

La edad es un factor clave que determinará el tipo de inversión al que adherirse. Por ejemplo, a partir de los 55 o 60 años el periodo que queda para la jubilación es corto. Cualquier pérdida en este caso puede afectar mucho. En cambio, cuanto más joven se es, más riesgo se puede asumir a cambio de obtener una mayor rentabilidad.

Es importante mantener la paciencia a la hora de recoger los frutos de la inversión y no consultar cada día la evolución que está siguiendo, puesto que puede provocar dudas y toma de decisiones apresuradas.

 

Déjate asesorar

Es necesario que una entidad gestora de inversiones o asesores financieros les expliquen las características, las condiciones o los diferentes conceptos, para que el inversor pueda decidir cuáles son las inversiones que se ajustan a sus necesidades para poner a trabajar parte de su dinero y conseguir metas más grandes y además largo plazo.

Desde Med1 contamos con asesores comerciales profesionales que os acompañan en todo el proceso de selección de los activos o la elaboración de una cartera de inversión, después de analizar las circunstancias personales, el perfil de riesgo y el horizonte temporal. Como agentes bancarios de BBVA, ponemos a tu alcance su gestosa de Inversiones y sus asesores fiancieros, así como una amplia gama de productos de inversión para poder seguir una estrategia de inversión diversificada adaptada a tus necesidades. Consúltanos sin ningún compromiso a través del siguiente formulario y un asesor comercial contactará contigo.

 

Este es un texto divulgativo y de actualidad sobre el ahorro y la inversión. No se promociona ni se hace publicidad de ningún producto bancario o financiero en concreto, y, en todo caso, hay que advertir, según manda el Banco de España, que la rentabilidad de las inversiones está siempre sujeta a las fluctuaciones de mercado, que las rentabilidades pasadas no condicionan ni prevén derechos en el futuro, así como que la rentabilidad de determinados productos puede ser nula o, en el peor de los casos, negativa.

 

MEDONE SERVICIOS, S.L.Uno (MED1 Servicios Financieros), es Agente bancario del BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (BBVA). Datos identificativos: NIF B-61910865; domicilio social: Paseo de la Bonanova, 47, Barcelona 08017; Inscrita al Registro Mercantil de Barcelona, Volumen 31642, folio 1, Inscripción 1ª, Hoja n.º B-196.873.